March 30, 2018

Mensaje de Pascua del Arzobispo Charles C. Thompson

Queridos hermanas y hermanos en Cristo:

Archbishop Charles C. Thompson¡Aleluya! “La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular” (cf. Salmo 118). Jesucristo, la piedra angular, ¡en verdad ha resucitado!

¡Celebremos la resurrección de nuestro Señor Jesucristo!

El hecho de que este año el Domingo de Resurrección sea el 1 de abril, también Día de los Inocentes en Estados Unidos, no debe ser motivo de confusión con respecto al mensaje de esperanza que emana del sepulcro vacío.

Tras haber pasado 40 días de oración, ayuno y obras de caridad cuaresmales en preparación para las celebraciones del triduo sagrado de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, nos regocijamos en su victoria sobre el pecado y la muerte.

Mediante este excepcional acto de redención Él nos ha liberado de los efectos perdurables del orgullo y la desobediencia pecaminosos. Cristo Resucitado ha roto las cadenas del mal que procuraban atarnos al temor, la culpa y la vergüenza por toda la eternidad. Con Jesucristo como nuestra piedra angular ya no tenemos que vivir en las sombras de la oscuridad. Nos hemos liberado de la esclavitud del pecado.

La importancia de la Pascua es tan maravillosa que tardamos 50 días, 10 más que en la preparación para la Cuaresma, para desentrañar la alegría de la Buena Nueva de la salvación.

Rezo para que esta temporada de Pascua sea rica en gracia divina, paz, esperanza y alegría para todos en nuestra arquidiócesis.

El Señor ha resucitado. ¡Aleluya! Suyo es el poder y la gloria ahora y por siempre.

La bendición de Cristo,

Arzobispo Charles C. Thompson

Local site Links:

Like this story? Then share it!