April 3, 2015

Madre e hija impresionan a la multitud con un mensaje en favor de la vida durante la concentración de 40 Días por la Vida en Indianápolis

Maria Hernández y su hija, Sara Cabrera, sonríen antes de dirigirse al grupo de participantes en la manifestación punto medio de 40 Días por la Vida en marzo 14. (Fotografia por Natalie Hoefer)

Maria Hernández y su hija, Sara Cabrera, sonríen antes de dirigirse al grupo de participantes en la manifestación punto medio de 40 Días por la Vida en marzo 14. (Fotografia por Natalie Hoefer)

Por Natalie Hoefer

La activista en favor de la vida, María Hernández, ha recorrido un largo trecho a lo largo de ocho años, cuando se encontraba “lejos de mi casa y mi familia [en Guadalajara, México], sola, atrapada en una relación que sabía que no tenía futuro y embarazada.”

Pronunció su discurso en favor de la vida frente a un grupo de aproximadamente 75 personas, durante una concentración a mitad de la campaña 40 Días por la Vida, delante del centro de abortos de Planned Parenthood en Indianápolis, el 14 de marzo.

Al terminar, Hernández le entregó el micrófono a Sara Cabrera de 7 años de edad, quien narró la carta que le escribió al presidente Barack Obama pidiéndole que fuera un presidente que favoreciera la vida.

Mientras la niña hablaba, el rostro de Hernández se iluminó ya que, después de todo, Sara es el “feliz resultado” del embarazo no deseado de Hernández.

Madre e hija son integrantes de la parroquia Santa Ana en Indianápolis, junto con el esposo de María desde hace cinco años, Daniel Hernández, y sus tres hijos. María se desempeña como orientadora intervencionista para el Proyecto Gabriel, es una bloguera y fotógrafa a favor de la vida.

Ambas han colgado videos en Internet proclamando su mensaje en favor de la vida: Hernández relatando la historia de su embarazo no deseado, así como también promoviendo la campaña 40 Días por la Vida, y Sara leyendo la carta que espera que le llegue al presidente Obama alentándolo a proteger la vida.

Todo comenzó con una conversación que tuvieron María y Sara hace unos meses.

“Estábamos hablando sobre la primera dama [Michelle Obama] y le dije a Sara que ella estaba a favor del aborto—recuerda María—. Sara se molestó. Entonces me preguntó si el Presidente estaba a favor del aborto y le dije que, tristemente, así era. ¡Y ahí sí que se enojó!”

A medida que el tema salía a flote una y otra vez, a María se le ocurrió una idea.

“Durante un tiempo escuché las cosas que ella decía [Sara] y entonces la ayudé a plasmar sus ideas en un papel,” comenta.

En vez de enviar la carta por correo “y correr el riesgo de que se perdiera o de que él nunca la leyera,” María y Daniel grabaron a Sara leyendo la carta al Presidente delante del centro de abortos de Planned Parenthood en Indianápolis. Colgaron el video en YouTube con la esperanza de que se corriera la voz sobre la existencia del video y de que el Presidente lo viera. (Para ver el video, visite el enlace que se encuentra al final de este reportaje).

Pero las filmaciones de los Hernández apenas comenzaban.

María le contó a la multitud reunida para la campaña 40 Días por la Vida como a mediados de febrero Daniel alentó a su esposa a que grabara un video acerca de la campaña 40 Días por la Vida, una vigilia de oración que se lleva a cabo dos veces al año delante de centros de aborto de todo el mundo.

“Pensé que tal vez los 50 contactos que tengo en mi página de Facebook sentirían curiosidad sobre lo que yo decía en el video y que verían la filmación de dos minutos de duración sobre 40 Días por la Vida—comenta María—. En un abrir y cerrar de ojos, mi video había sido visto 500 veces. Y pensé ‘¡Qué sorpresa! Esto de los videos en las redes sociales de verdad funciona.’ ”

María grabó otro video. En cuestión de una semana los videos habían sido vistos unas 25,000 veces.

“Recibía invitaciones para conectarme con gente procedente de todas partes del mundo, gente que pedía información de cómo participar en 40 Días por la Vida,” recuerda María.

Entonces se le ocurrió otra idea: ¿qué sucedería si grababa un video relatando la historia de su embarazo no deseado?

Colgó el video el 16 de febrero. Para el 14 de marzo, cuando María habló en la concentración a mitad de la campaña 40 Días por la Vida, el video había sido visto 290,000 veces.

Como resultado del video, María cuenta que se ha comunicado con personas de todas partes del mundo, desde defensores de la vida, hasta personas que eligieron la vida al enfrentarse a un embarazo no deseado y también aquellos que no lamentan su decisión.

Pero uno de los mensajes que recibió se encuentra muy presente en su memoria:

“Lo recibí a las seis de la mañana—recuerda—. Decía: ‘Estaba a punto de cometer un error, pero vi tu video y cambié de opinión. Aunque acabo de echar por tierra todos mis planes, he decidido conservar mi bebé. No estoy segura de lo que voy hacer, pero me quedo con mi bebé. Gracias por hacerme cambiar de opinión.’ ”

“Me sentí abrumada y llena de alegría—prosigue María—. Dios me ha dado el privilegio de ser su herramienta para salvar bebés, especialmente bebés hispanos, cuyas madres necesitan escuchar palabras de esperanza en español. Pero poder salvar un bebé que se encontraba lejos gracias a haber compartido mi historia, ¡fue algo verdaderamente hermoso e inesperado!”

María alentó a los jóvenes presentes en la multitud a que practicaran la castidad.

“La única forma de romper este ciclo de muerte es difundiendo el mensaje de ser castos, que es la única vía para llegar al amor auténtico y para alcanzar una cultura de la vida,” indicó.

Para ayudar a romper el “ciclo de la muerte” en Indianápolis, aproximadamente 250 personas participaron en la campaña de primavera de 40 Días por la Vida, de acuerdo con el coordinador conjunto, Tony Shriner. La campaña comenzó el 18 de febrero y terminó el 29 de marzo.

Monica Seifker, la coordinadora de 40 Días por la Vida de Bloomington y miembro de la parroquia San Juan en Bloomington, se siente muy agradecida por los 70 participantes de la campaña de esta ciudad del centro-sur de Indiana.

“También estamos haciendo llegar mucha información a los clientes de Planned Parenthood [en Bloomington], información sobre los efectos nocivos del aborto, los anticonceptivos y de vivir una vida promiscua,” expresa Seifker. “En este sentido, nos sentimos muy esperanzados ya que muchas mujeres, e incluso hombres, parecen estar genuinamente interesados en lo que les decimos y ofrecemos.”

En la concentración de mitad de la campaña de 40 Días por la Vida en Indianápolis, docenas de autos y camiones hicieron sonar sus bocinas al pasar, lo que destaca el mensaje que María transmitió a los participantes:

“Si a pesar de todo se sienten desanimados al estar aquí en medio del frío y la lluvia, que no le importamos a nadie y que ni siquiera se fijan en nosotros, déjeme decirles algo: nuestra presencia aquí, da testimonio de la verdad y de la santidad de la vida.”
 

(Para obtener más información sobre la campaña 40 Días por la Vida, visite 40daysforlife.com. Para ver el video de María Hernández titulado “Mi embarazo no deseado”, en inglés, visite bit.ly/1xrNtJQ. Para verlo en español, visite on.fb.me/1BInuc9. Para escuchar a Sara Cabrera leyéndole la carta al Presidente, visite bit.ly/1CQNoS5.)

Local site Links:

Like this story? Then share it!